10 versículos bíblicos sobre el tiempo perfecto de Dios

10 Bible Verses About God S Perfect Timing

Versículos de la Biblia sobre el tiempo perfecto de Dios

Todo tiene su tiempo y todo lo que se desea bajo el cielo tiene su tiempo. Eclesiastés 3: 1

No sé si esto te ha pasado, pero muchas veces he pasado por momentos en los que creo que Dios tarda mucho en contestar mi oración. Hay momentos en que mi corazón se desmaya y pienso: Dios me escucho ? ¿Pedí algo mal?

Durante el proceso de espera, Dios obra en nuestras vidas para desarrollar muchas áreas. Esas áreas son importantes y necesarias para seguir el plan de Dios para nuestras vidas.

Si has pasado o estás pasando por un momento difícil en el que tienes que esperar a que Dios responda a tu pedido, espero que estos pasajes sean una bendición para tu vida.

Confía en Dios y verás lo grande que es. Versículos de la Biblia sobre el tiempo y el plan de Dios.

¡Guíame a tu verdad, enséñame! Tú eres mi Dios y Salvador; en ti he puesto mi esperanza todo el día! Salmo 25: 5

Pero en ti confío, oh Señor, y digo: Tú eres mi Dios. Toda mi vida está en tus manos; líbrame de mis enemigos y perseguidores. Salmo 31: 14-15

Guarda silencio ante el Señor y espéralo con paciencia; no se irrita por el éxito de otros por aquellos que traman planes malvados. Salmo 37: 7

Y ahora, Señor, ¿qué esperanza me queda? Mi esperanza está en ti. Líbrame de todas mis transgresiones; ¡No se burlen de mí los necios! Salmo 39: 7-8

Solo en Dios, mi alma encuentra descanso; de él viene mi salvación. El solo es mi roca y mi salvación; él es mi protector. ¡Nunca caeré! Salmo 62: 1-2

El Señor levanta a los caídos y sostiene a los agobiados. Los ojos de todos se posan en ti, y a su debido tiempo les das su comida. Salmo 145: 15-16

Por eso el Señor espera que tengan misericordia de ellos; por eso se levanta para mostrarles compasión. Porque el Señor es un Dios de justicia. ¡Bienaventurados todos los que esperan en él! Isaías 30:18

Pero los que confían en él renovarán sus fuerzas; volarán como águilas; correrán y no se cansarán, caminarán y no se fatigarán. Isaías 40:31

Así dice el Señor: En el momento oportuno te respondí, y en el día de la salvación te ayudé. Ahora te guardaré y haré un pacto contigo para el pueblo, para restaurar la tierra y dividir los lugares desolados; para que digas a los cautivos: Salid; ya los que viven en tinieblas, libres sois. Isaías 49: 8-9

La visión se realizará en el tiempo señalado; está marchando hacia su cumplimiento, y no dejará de cumplirse. Incluso si parece que lleva mucho tiempo, espérelo, porque seguramente llegará. Habacuc 2: 3

Espero que estos pasajes sean de gran ayuda y bendición. Compártelos con alguien para que tú también seas una bendición para ellos.

Dios tiempo perfecto .Cuando piensas que Dios no responde a tus peticiones, es porque tiene algo mejor para ti. Muchas veces oramos por un deseo, y cuando no vemos el resultado de nuestras peticiones, pensamos que Dios no nos escucha. Los pensamientos del Señor no son nuestros pensamientos; Siempre tiene mejores planes de los que pensábamos.

Su Plan perfecto es un orden predestinado por el tiempo del Señor, no el nuestro. El problema es que cuando le pedimos a Dios, queremos las cosas en nuestro tiempo y no en el tiempo del Señor.

Esto no significa que Dios se haya olvidado de tu necesidad; el Señor sabe cuándo es el momento adecuado para responder a sus necesidades y sus sueños. A veces tenemos que recorrer un largo camino para que nuestros pensamientos y nuestras necesidades se hagan realidad.

Si eres fiel al Señor y crees por fe, podrás ver tus sueños y tus pedidos hechos realidad; recuerdas que Aunque la visión tomará incluso un tiempo, se apresurará hacia el final y no mentirá; aunque esperaré, aguardaré, porque seguramente vendrá, no tomará mucho tiempo (Habacuc 2: 3).

Hay cosas que están fuera de nuestras manos, y solo depende de lo que Dios va a hacer con nuestras vidas y nuestro tiempo porque Su reloj no es igual al nuestro. El Reloj Divino del Señor no va a nuestro cronómetro. El Reloj de Dios camina en el Tiempo Perfecto; en cambio, nuestro reloj tiende a retrasarse o detenerse debido a diferentes circunstancias de nuestra vida. El reloj de nosotros está dirigido usando el tiempo de Kronos. El tiempo de Kronos es tiempo humano; es el momento en el que se producen las ansiedades, que está liderado por las horas y los minutos.

El Reloj del Señor nuestro Dios nunca se detiene y no se rige por las horas ni por las manecillas de los minutos. El Reloj del Señor está regido por el Tiempo Perfecto de Dios, más conocido como el Tiempo de Kairos. El tiempo de Kairos es el tiempo del Señor, y todo lo que viene del Señor es bueno. Bajo el tiempo del Señor, podemos sentir la convicción de que Dios tiene el control de nuestras circunstancias. Cuando descansamos en el Tiempo del Señor, no tenemos que temer porque Dios tiene el control en todo momento.

El miércoles por la mañana mi hijo se levantó con dolor y, al despertarme, me dijo: Mami tiene dolor de estómago, fui rápidamente al botiquín en busca de medicinas. Mientras buscaba una cura, hablé con el Señor para la pronta recuperación de mi hijo. Dentro de la medicación, tenía un frasco de aceite ungido, y lo agarré para ungir el cuerpo de mi hijo creyendo en las palabras que dice en Santiago 5: 14-15 ¿Hay alguno enfermo entre ustedes? Llama a los ancianos de la iglesia y ora por él, ungiéndolo con aceite en el nombre del Señor. Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo resucitará; y si han cometido pecados, serán perdonados.

Cuando ungí a mi hijo, sentí una paz inmensa dentro de mí, pero al mismo tiempo, sentí la necesidad de correr al hospital. Mientras íbamos al hospital, el Señor me dijo que Él tenía el control de mi hijo y de las personas que lo iban a cuidar, así que no tenía miedo. En el hospital mi hijo empezó a deteriorarse, aun así, sentí una paz que todavía no puedo describir, ya no intercedía por mi hijo, intercedía por las personas que estaban alrededor de mi hijo en el nombre de Jesús.

Cuando se hicieron las pruebas, el médico me informó que era necesario operarme de apendicitis. Pensé que iba a llorar y preocuparme, pero solo escuché la voz de Dios diciéndome: No te preocupes, yo tengo el control. Cuando se llevaron a mi hijo de camino al quirófano, sentí que estaba temblando, pero una vez el Señor me sostuvo y dijo: Yo tengo el control. Yo todavía no le había administrado anestesia a mi hijo, y le dije: hijo… antes de que entres al quirófano, quiero que reces al Señor, y él también. Su oración fue corta pero muy precisa, y dijo: Señor confió que me sacarías de esto pronto.

Mi condición de madre me hacía gemir, pero incluso en mis gemidos seguía escuchando la voz del Señor que decía, todo estará bien, no te preocupes, todo está bajo mi control. En la sala de espera, al cabo de una hora, vino el médico con la buena noticia de que mi hijo había salido bien de la operación y también me dijo: era bueno que llegara en el momento adecuado, si hubiera esperado media hora más, tu hijo podría haber corrido el riesgo de que el apéndice explotara.

Hoy doy gracias al Señor porque llegamos al hospital en Su Tiempo Perfecto. Hoy mi hijo puede dar testimonio de la grandeza del Señor y Su Tiempo Perfecto. ¡Alabe a Jehová porque es bueno porque su misericordia es para siempre!

Gracias, Padre Celestial, por tu Tiempo Perfecto, enséñanos a esperar en Tu Tiempo. Gracias por llegar a Your Time. Te estoy agradecido. Amén.

Todo tiene su tiempo y todo lo que se desea bajo el cielo tiene su tiempo. Eclesiastés 3: 1

Contenido