Significado bíblico de las monedas en los sueños

Biblical Meaning Coins Dreams

monedas en sueños

Significado bíblico de las monedas en los sueños. . Soñar con monedas representa sentimientos positivos sobre el poder o los recursos que puedes usar cuando quieras. Notar que te gusta algo valioso que tienes. Es posible que esté admirando las oportunidades o posibilidades que siempre están disponibles para usted. Disfrutando sabiendo que tienes poder o libertad que siempre está ahí si lo quieres.

En la Biblia, la plata está asociada con el conocimiento, la redención, el refinamiento, la idolatría o incluso el adulterio espiritual. Además, plata Significado bíblico de las monedas en los sueños

Las monedas como símbolo cristiano representan la codicia humana yavaricia. En el arte cristiano, a menudo se muestran treinta monedas que representan la traición de Jesús por parte de Judas Iscariote. La parte que juegan las monedas esdetalladoen Mateo 26: 14-16 donde Judas acepta traicionar a Jesús:

14 Entonces uno de los Doce, el llamado Judas Iscariote, fue a los principales sacerdotes
15 Y preguntó: ¿Qué estás dispuesto a darme si te lo entrego? Entonces le contaron treinta piezas de plata .
16 Desde entonces, Judas buscó la oportunidad de entregarlo.

El Diccionario Bíblico Easton proporciona la siguiente definición, significado y referencia a las monedas en la Biblia.

Antes del exilio, los judíos no tenían dinero sellado con regularidad. Hicieron uso de siclos no acuñados o talentos de plata, que pesaron (Gén. 23:16; Ex. 38:24; 2 Sam. 18:12). Probablemente los lingotes de plata usados ​​en el tiempo de Abraham pueden haber sido de unreparadopeso, que de alguna manera estaba indicado en ellos.

los piezas de plata pagado por Abimelec a Abraham (Gén. 20:16), y también aquellos por los que fue vendido José (37:28), probablemente tenían la forma de anillos.

El siclo era el estándar común de peso y valor entre los hebreos hasta el tiempo delCautiverio. Solo una vez se menciona un siclo de oro (1 Crónicas 21:25). Los seis mil de oro mencionados en la transacción entre Naamán y Giezi (2 Reyes 5: 5) fueron probablemente tantos siclos de oro. La pieza de dinero mencionada en Job 42:11; Génesis 33:19 (marg., Corderos) era el hebreo _kesitah_, probablemente una pieza de plata sin acuñar de cierto peso en forma de oveja o cordero, o tal vez con tal impresión. La misma palabra hebrea se usa en Jos. 24:32, que Wickliffe traduce como cien yonge scheep.

Otros significados de los sueños con monedas

Perder monedas

La pérdida de monedas que guardó o recolectó dentro de su hogar a menudo está relacionada con logros o bendiciones menores, particularmente cuando se trata de negocios. Esto significa que se supone que debe lograr algún avance que produzca una compensación útil pero temporal. Si bien puede que no te convierta en una celebridad de renombre, con trabajo duro y perseverancia, esta modesta compensación podría ser el trampolín hacia algo monumental.

Monedas de oro

Las monedas de oro simbolizan la riqueza o riqueza acumulada, según las interpretaciones de los libros de sueños. Esta no es solo una visión ordinaria. Presumiblemente, eres elegido por el destino y esperas muchas sorpresas agradables. Las monedas de oro revelan que debes estar preparado para transformaciones vibrantes y positivas. Este sueño también simboliza el comienzo de una intrigante aventura.

Monedas de cobre

Los sueños sobre monedas que parecen estar hechas de cobre a menudo se ven como una señal de que está a punto de encontrar un período de comodidad y placer. Además, no se prevé que esto denote un cambio milagroso en su situación. En cambio, este cambio puede suceder a través de la contribución de tus habilidades, lo que significa que si luchas duro y haces el bien por los demás, te permitirá mejorar y prosperar.

Monedas de metal

Las monedas de metal son generalmente un símbolo de riesgo físico, como un naufragio, un accidente aéreo o una avería en el automóvil durante el viaje.

Soñar con monedas fabricadas con materiales distintos de la plata y el oro, como el cobre, el acero, etc., parece denotar un presagio relacionado con el desastre cuando se viaja o se aleja de la protección de su hogar.

Monedas brillantes

Ver, sostener o usar monedas notablemente brillantes a menudo se considera un signo propicio de excelente suerte y logros en el marco de un sueño. Esto especifica que en las actividades que realiza actualmente, es probable que logre un avance constante y resultados beneficiosos. Este sueño
puede estar vinculado tanto a asuntos comerciales como privados.

Monedas nuevas

Cuando se ven en un sueño, las monedas emitidas recientemente simbolizan ganancias económicas inesperadas. Esto implica que probablemente obtendrá algo de efectivo adicional u otros recursos materiales de una persona o ubicación poco común o inesperada.

Este sueño puede ser en anticipación de jurar lealtad a una causa en particular o sin ningún propósito.

Monedas viejas

Tener un sueño de monedas antiguas que se pueden recolectar, ya sea que las posea o las vea en algún lugar, predice que se enfrentará a un trabajo tedioso y desafiante. Se espera que todas estas actividades que requieren mucho tiempo, como completar documentos, moverse a diferentes ubicaciones, persigan algún objetivo en el que esté trabajando en este momento.

Examinar o encontrar monedas antiguas, como en un museo o colección secreta, a menudo se percibe como una señal de que está en o por alcanzar un período asociado con la autorreflexión y la exploración, lo que significa que reúne conocimientos y los convierte en sabiduría.

Monedas de la Biblia

Pocos recordatorios tangibles de la vida cotidiana han experimentado tan pocos cambios a lo largo de los siglos como las monedas. A excepción de las técnicas de producción, las monedas han recibido pocas mejoras en concepto desde los tiempos bíblicos. El valor del oro y la plata como medio de cambio era ampliamente conocido, por supuesto, incluso antes de la invención de las monedas. En el Antiguo Testamento encontramos referencias a tal uso. La riqueza de Abraham se midió en oro, plata y ganado ( Gen. 13:2 ). Cuando los metales preciosos estaban destinados a ser utilizados como dinero, se formaban en lingotes o cuñas (como la cuña de Acán de Josué 7:21 ) y anillas grandes, fáciles de transportar (los fajos de dinero de Génesis 42:35 ). Este último uso se conserva en la palabra kikkar , o talento , que significa circular o en forma de anillo.

Antes de que se inventaran las monedas en formas y tamaños estándar, el pago se determinaba por peso. De hecho, los términos para pagar y pesar se expresaron con una sola palabra shaqal . De este verbo obtenemos la palabra shekel (o más exactamente, siclo ), que llegó a denotar un peso algo fijo de aproximadamente 12 a 14 gramos.

En la época de Salomón, los pesos de piedra estandarizados, algunos con inscripciones de valores, se usaban para determinar el valor de los metales preciosos en transacciones de trueque. Salomón advirtió contra la práctica de hacer trampa al usar más de un juego de pesas (Proverbios 20:23).

Herodoto asignó con precisión la invención de las monedas a los lidios, una pequeña pero rica nación de comerciantes en el oeste de Asia Menor. Las primeras monedas, acuñadas alrededor del 640 a. C., fueron acuñadas en electro, una aleación natural de oro y plata, que originalmente se pensó que era un elemento por derecho propio. Pronto se utilizó solo oro; la plata siguió en la época de Creso (mediados del siglo VI a.C.). Estas pequeñas monedas eran de estilos similares, con un animal crudo (a menudo un león) o diseños geométricos en un lado e impresiones profundas o hundidas en el otro.

Cuando, en 547 a. C., Ciro tomó Sardis y toda Asia Menor se convirtió en posesión persa, los persas vieron rápidamente las ventajas de la moneda. Darío I (Hystaspis) (521-486 a.C.) introdujo el dárico dorado, quizás llamado así por él mismo, y su contraparte plateada, el siglos . Estas monedas fueron las primeras en representar a un ser humano (el rey emisor). los daric se menciona en el Antiguo Testamento en Esdras 2:69 y 1 Crónicas 29: 7, y probablemente sea la moneda mencionada en Esdras 8:27 y Nehemías 7: 70-72, aunque se usan diferentes palabras. Además, el siclo de Nehemías 5:15 puede referirse al siglos . Estas son las únicas referencias de monedas del Antiguo Testamento.

A fines del siglo V a.C. Se estaban produciendo monedas en Gaza, Aradus, Tiro y Sidón, pero los persas merecen el crédito por introducir la moneda en Israel. Pequeñas monedas de plata, quizás acuñadas localmente, existen con la palabra Yehud , el nombre persa de la provincia de Judea, inscrito en arameo. Estos fueron golpeados en los siglos V y IV a.C.

Una moneda de particular interés muestra una cabeza barbuda con un casco corintio en el anverso y una deidad en trono en el reverso. Dado que traducir el dios de una nación conquistada en monedas locales era una práctica persa común, generalmente se piensa que esta deidad no es otra que una representación persa del Dios de los judíos (basada, quizás, en la visión de Ezequiel), y por lo tanto única en moneda . La rareza de la moneda sugiere su impopularidad en Judea.

Con la entrada de Alejandro III (el Grande) llegó el estándar ático de acuñación, que consiste en la dracma . Alejandro estableció docenas de casas de moneda en todo su imperio. Acre, más tarde llamado Ptolemais, se convirtió en la ceca de Palestina. La acuñación de Alejandro se convirtió en un estándar durante siglos. En el anverso de su dracma y tetradracma fue representado Hércules (o Alejandro como Hércules), y el reverso representa a un Zeus sentado. Se continuó con la ya antigua costumbre de colocar una marca de ceca en el reverso. La leyenda habitual consistía en Alexandrou —Es decir, el (dinero) de Alejandro. La calidad de estas monedas fue excelente; eran populares y, a menudo, falsificados. Los siguientes gobernantes ptolemaicos y seléucidas continuaron usando estilos y pesos similares.

El primer gobernante judío en acuñar monedas fue Alexander Yannai (Jannaeus) 104-78 a. C. Por razones de dependencia política y malas condiciones económicas, estas monedas se acuñaron únicamente en bronce. Las monedas de plata judías no se hicieron hasta el momento de la primera revuelta judía, 66-70 d.C. Las monedas judías nunca se hicieron en oro.

Tanto en estilo como en peso, la primera moneda de Yannai se parecía a una moneda anterior acuñada en Jerusalén entre 132 y 130 a. C. por el gobernante seléucida Antíoco VII (Sidetes). Era un poco más pequeño que un centavo de los Estados Unidos y tenía un lirio en el anverso y un ancla en el reverso. Las monedas de Yannai tenían inscripciones hebreas y griegas. Los asmoneos conservaron la escritura hebrea en las monedas, como más clásica, aunque menos común, que el arameo hablado.

Herodes el Grande (37-4 a.C.) mostró su deseo de fortalecer a los elementos extranjeros en Judea por medio de sus monedas. Solo se utilizaron inscripciones griegas, una práctica copiada por sus hijos. El carácter militar de su reinado también se muestra en sus monedas en símbolos como escudos, cascos y buques de guerra.

Aunque por lo general tenía cuidado de no ofender a sus súbditos judíos, Herodes hizo la única moneda que un judío produjo para los judíos que representaba un ser vivo (contrario al segundo mandamiento). La pequeña moneda de bronce llevaba la figura de un águila, probablemente la misma figura de águila, erigida sobre un estandarte de estilo romano en el patio del templo, que provocó un motín al final del reinado de Herodes. Si es así, podemos fechar esta moneda aproximadamente en el momento del nacimiento de Cristo: 5 o 4 a. C.

Arquelao (Judea, Samaria e Idumea), Antipas (Galilea y Perea) y Felipe (Ituraea, Traconitis y otros territorios) continuaron acuñando monedas de bronce de varios tamaños, todas con el nombre de César y el propio. Los Herodes posteriores mostraron cada vez menos sabor judío en sus monedas, prefiriendo imitar las monedas romanas.

Contenido