Significado bíblico cardenal rojo: los símbolos cardinales de la fe



Red Cardinal Biblical Meaning Cardinal Symbols Faith

Significado bíblico cardenal rojo

El símbolo del pájaro cardenal en el cristianismo

Significado del cardenal rojo. Las aves, en particular las palomas, han sido durante mucho tiempo un símbolo del espíritu santo. . Las representaciones del espíritu santo generalmente contienen uno de dos elementos, luz blanca o llamas rojas. La paloma blanca representa la pureza y la paz a la luz del espíritu y el cardenal rojo representa el fuego y la vitalidad del espíritu viviente .

Además, el cardenal es un símbolo de la sangre viva de Cristo.

Pájaros cardenales rojos . Tanto los cardenales como la sangre han sido durante mucho tiempo símbolos de vitalidad y, en el contexto cristiano, esa vitalidad es eterna. Por su sangre somos libres del pecado para servir al Dios viviente, glorificarlo y disfrutarlo. para siempre . Tradicionalmente, el cardenal es símbolo de vida, esperanza y restauración.

Estos símbolos conectan a los pájaros cardinales con la fe viva , y por eso vienen a recordarnos que aunque las circunstancias puedan parecer sombrías, oscuras y desesperadas, siempre hay esperanza.

El cardenal Cristo:

La figura cardinal de la fe cristiana es Jesucristo . Más allá del pájaro cardenal de alas rojas que representa la fe en la sangre viva de Cristo, también hay cuatro aspectos cardinales muy interesantes enraizados en los orígenes de la palabra 'cardenal'. Estos aspectos cardinales se relacionan con Cristo tanto histórica como simbólicamente.

A continuación, verá que hay cuatro palabras clave que se derivan de la traducción de la raíz de la palabra cardinal.

Son: llave, bisagra, corazón y cruz. Estos cuatro aspectos cardinales, en lo que respecta a la tradición cristiana, pueden abrirle algunos pensamientos nuevos sobre la fe, Cristo y los cardenales.

Significado de los pájaros cardenales

Los pájaros, por ejemplo, están cargados de un gran simbolismo. Son seres majestuosos que nos traen mensajes importantes y que si aprendemos a observarlos con atención, los escucharemos a través de su aleteo.

Los cardenales son una de las aves más llamativas por su plumaje rojo. Nos enseña sobre muchos misterios de la vida, desde encontrar la fuerza para seguir adelante, para volver a conectar con nuestros seres queridos que han fallecido.

Al igual que con el colibrí, se cree que los cardenales han estado rodeados de espiritualidad durante siglos. Las figuras católicas de alto rango se llaman cardenales y visten túnicas de color rojo oscuro. Las culturas nativas americanas creen que los cardenales son la hija del sol y si ves a un cardenal volando alto, tendrás buena suerte.

Cuando te encuentras con un cardenal puede ser porque estás dudando de tu fuerza y este es un recordatorio para recuperar la confianza y avanzar sin importar los obstáculos en el camino.

Otra creencia es que los cardenales son mensajeros espirituales. Muchas personas han mencionado haber visto a los cardenales repetidamente después de perder a un ser querido. Es posible que se envíen cardenales para informarle que su ser querido todavía está con usted.

Hay muchas razones por las que la gente llama al cardenal un animal de poder. Aquellos que se mudan a una nueva casa o cambian de trabajo encuentre a los cardenales una excelente guía para pasar. La naturaleza protectora de esta ave permite a las personas proteger su territorio con la misma eficacia.

El simbolismo cardinal se debe principalmente a su color rojo brillante, su canción nítida pero resonante, y sus características únicas. Este miembro de la familia de los pinzones simboliza muchas cosas, del romance apasionado al liderazgo feroz. Le canta a su compañero durante un clima desafiante, una canción que la mayoría de los observadores de aves describen como una canción deliciosamente enérgica y amorosa.

El simbolismo de esta ave también tiene un gran valor y respeto, especialmente en el Tradición cristiana. Es la unidad y la diversidad lo que nos recuerda nuestro lado humano.

Cuando aparece un cardenal en nuestros sueños , podemos sentir que estamos siendo liberados de un gran peso. Es por eso que las culturas antiguas y primitivas consideraban a estas aves como las criaturas más cercanas al cielo.

El signo del CARDENAL ROJO

¿Tiene algún significado ver un cardenal rojo ? Mientras mi amiga Chris le creía a Dios por un milagro para curar a su perro Allie, a menudo veía este pájaro distintivo cuando terminaba su caminata de ejercicio. No importaba dónde estuviera: en el sendero cercano de Lake Pine o en su casa, vio fielmente a esta hermosa ave.

Chris me dijo que en realidad estaba ansiosa por volver a casa solo para ver si veía a este pájaro. De alguna manera le dio una confirmación de la sangre de Jesús que fue derramada por todos nosotros. De alguna manera, la consoló saber que Dios escuchó sus oraciones por su perro enfermo.

Recientemente, su hijo Eric le dijo que también vio visiones de cardenales rojos durante ese tiempo de espera por el milagro de curación de Allie. ¿Podría Dios haber usado este símbolo para alentar su fe?

¿Por qué creemos que es extraño que Dios hable usando signos físicos? A lo largo de la biblia Dios usó señales y prodigios para confirmar Su palabra. De hecho, cuando Jesús murió en la cruz, definitivamente ocurrieron sucesos inusuales. Hubo oscuridad sobre toda la tierra durante tres horas ( San Marcos 15:33 ).

El velo del templo se rasgó en dos de arriba abajo y la tierra tembló. ( Mateo 27:51 ). Incluso dice que después de Su resurrección se abrieron las tumbas y se resucitaron muchos cuerpos de santos que habían dormido. ( Mateo 27: 52-53 ). Estos eran grandes signos, pero ¿cómo es que muchos los pasaron por alto?

¿Fue porque la gente no estaba mirando ni escuchando? Nunca olvidaré uno de mis propios avistamientos. Un día vi 2 hermosas mariposas posarse en la puerta trasera de mi casa durante casi 1 hora. Parecía extraño, pero me quedé hipnotizado y oré. Sentí que el Señor me hablaba Su promesa de sanidad, ya que las mariposas típicamente simbolizan la libertad.

Cuando finalmente abrí la puerta trasera, se fueron volando mientras guardaba esta gran experiencia en mi corazón. Si bien podría pensar que este fenómeno es peculiar, esto, amigo mío, debería ser la norma.

Creo que a Dios le encanta hablar con su pueblo usando todo tipo de formas creativas, incluso usando signos y símbolos naturales. De hecho, tanto Chris como yo creemos que tú también puedes hacer que Dios te hable a través de una señal. ¿Quizás será una experiencia cardinal roja? ¿O tal vez no? Pero sea lo que sea, será algo personal solo para ti.

Ver a un cardenal rojo después de una muerte

Un mensajero espiritual

La noción de que los cardenales son mensajeros del espíritu existe en muchas culturas y creencias. Como resultado, muchas cosas tienen la designación de cardenal. Incluyen colores cardinales, direcciones cardinales y ángeles cardinales. Una designación cardinal significa importancia.

La palabra cardenal viene de la palabra latina cardo , que significa bisagra o eje. Como la bisagra de una puerta, el cardenal es la bisagra de la puerta entre la Tierra y el Espíritu. Llevan mensajes de ida y vuelta.

Muchos mitos y tradiciones que rodean al cardenal tienen que ver con la renovación, la buena salud, las relaciones felices, la monogamia y la protección. Al observar la vida de un cardenal, es fácil ver por qué tiene tantas buenas asociaciones. Por ejemplo, los cardenales se aparean de por vida. Además, son aves no migratorias por lo que permanecen en su área inmediata toda su vida, protegiendo su césped. Y después de que la pareja da a luz, ambos padres trabajan juntos para garantizar la salud, el bienestar y la seguridad de su unidad familiar.

Si cree que los cardenales son mensajeros del Espíritu, entonces la próxima vez que vea a uno que insiste en llamar su atención, hágase estas preguntas: ¿En qué o en quién estaba pensando en ese momento? ¿Le pidió ayuda al Espíritu o le pidió ayuda para encontrar la respuesta a una pregunta importante? Permita que sus avistamientos cardinales le traigan una sensación de paz.

Sepa que el Espíritu está escuchando. Deje que las visitas de los cardenales rojos le recuerden que el Espíritu siempre lo guía y lo protege. Sobre todo, no olvide agradecer a sus amigos cardinales y al Espíritu por su orientación.

Aves de la biblia

¿Qué significa cuando Dios envía cardenales ?.

La Palabra de Dios le ha sido dada al hombre para señalar el camino de la salvación. No pretende ser un libro de la naturaleza. Sin embargo, en él hay multitud de referencias al mundo natural, muchas de ellas utilizadas para iluminar verdades espirituales. Solo los pájaros de la Biblia proporcionan un trampolín fascinante para el estudio.

Hay casi 300 versículos en la Biblia que mencionan aves. Más de cien de ellos simplemente usan la palabra ave o pájaro, dejando que el lector adivine la especie. Es interesante notar que los escritores del Antiguo Testamento sabían más sobre las aves y aparentemente estaban más interesados ​​en las aves que los escritores del Nuevo Testamento. Pablo, por ejemplo, se refiere a los pájaros solo dos veces en todas sus epístolas.

Las aves rara vez se confunden con otros miembros del reino animal debido a dos características llamativas: alas y plumas. Dado que tienen estas características prominentes, uno puede ver fácilmente que algunos de los escritores de la Biblia pensaban en pájaros cuando usaban palabras como volar, alas y plumas.

Cuán apropiadamente usa la Biblia a los pájaros para enseñar lecciones espirituales. Para alguien acosado por las preocupaciones de esta vida, llega el versículo: En el Señor he puesto mi confianza: ¿cómo decís a mi alma: Huye como un pájaro a tu monte? (Sal. 11: 1). Para quien ha evadido la intriga de Satanás es el texto, Nuestra alma se escapó como un pájaro de la trampa (Sal. 124: 7).

Para el que está perplejo a causa de la angustia se registra, Como un gorrión en su revoloteo, como una golondrina en su vuelo, una maldición sin causa no se enciende (Prov. 26: 2. R.S.V.). Para aquellos que no pueden entender por qué los incrédulos son exaltados, se les da la profecía: Su gloria volará como un pájaro (Oseas 9:11).

Al hombre que está lleno de autocompasión porque no ha sido bendecido con todas las comodidades modernas, Jesús le dice: Las aves del cielo tienen nidos; ... pero el Hijo del Hombre no tiene dónde recostar la cabeza (Mateo 8:20).

El ave favorita del antiguo Israel parece haber sido la paloma. Esto es fácil de entender, porque la paloma de Palestina era abundante. Anidaba en huecos de los acantilados que protegían agradables valles.

Esta dulce y hermosa ave tenía el mismo amor por su palomar y la misma fidelidad a su pareja que nuestras palomas de luto hoy. No es de extrañar que en los Salmos se hablara así con afecto: Como alas de paloma cubiertas de plata y sus plumas de oro amarillo (Ps. 68:13).

Noé soltó la paloma para determinar cuánto habían disminuido las aguas del diluvio. Se usó como símbolo del Espíritu Santo en el bautismo de Jesús. Aquellos que estaban empobrecidos podían usar una paloma en lugar de un cordero como ofrenda de sacrificio.

Incluso de María y José, los padres de Jesús, se dice: Y cuando llegó el momento de su purificación según la ley de Moisés, lo llevaron a Jerusalén para presentarlo al Señor. . . y ofrecer un sacrificio. . . , 'Un par de tórtolas, o dos pichones' (Lucas 2: 22-24, RSV).

La paloma era un símbolo rabínico para Israel como nación. — Diccionario Bíblico Adventista, p. 278. Este hecho le da un significado especial al versículo: Sed, pues, sabios como serpientes e inocentes como palomas (Mat. 10:16). Era como si dijera: Sea inteligente, desconfíe, sea sabio, pero en todo esto, recuerde que es judío. Conserva la inocencia, la dulzura y la inofensividad de la paloma que ha sido tu símbolo místico.

Usando el mismo simbolismo apropiado, el profeta Isaías tuvo visiones de gentiles que venían en gran número a adorar al Dios de los judíos; y ellos también poseerían las mismas virtudes ennoblecedoras de la paloma: ¿Quiénes son estos que vuelan como nube, y como palomas a sus ventanas? (Isaías 60: 8).

El águila con sus poderosas alas, sus garras feroces, su pico afilado y curvo y sus hábitos depredadores se usaba a menudo en el Antiguo Testamento para alentar y estimular a las huestes de Israel. En el desierto sin caminos, donde tan a menudo no confiaban en el cuidado y el juicio de Dios ni en obedecer sus leyes, les recriminó así: Vosotros habéis visto lo que hice a los egipcios, y cómo os di a luz con alas de águila, tú a mí mismo.

Ahora, pues, si obedecéis verdaderamente a mi voz y guardáis mi pacto, seréis para mí un tesoro peculiar entre todos los pueblos (Éxodo 19: 4, 5).

Israel sabía de qué estaba hablando Dios. Estaban en la selva de Arabia. Este era el país de las águilas. Diariamente vieron estas majestuosas aves silvestres volando por el valle de su campamento. La lección fue elemental y lúcida. Ellos, su pueblo, se elevarían por encima de sus problemas. En la seguridad de Su fuerza, se reirían de las tormentas que los azotaban, si guardaban Su pacto. ¡No es de extrañar que respondieran con Todo lo que el Señor ha dicho, haremos (Éxodo 19: 8)!

Durante la generación de David, el mismo salmista expresó este cuidado divino y protección bondadosa, usando el mismo simbolismo: Él te cubrirá con sus plumas, y debajo de sus alas confiarás (Sal. 91: 4). Y tal vez imaginando nuevos brotes de energía por parte del águila, posiblemente después de la muda, David escribe de nuevo acerca de las bendiciones de Dios: quien satisface tu boca con cosas buenas; para que tu juventud se renueve como la del águila (Sal. 103: 5).

Israel entendía que Dios podría necesitar permitir pruebas para evitar que se asentaran en la complacencia, pero en estas pruebas Él no los abandonaría. Como el águila que agita su nido, revolotea sobre sus crías, extiende sus alas. . . los lleva sobre sus alas: así solo el Señor lo guió (Deut. 32: 11, 12).

A veces, Dios cede de mala gana a las súplicas rebeldes de su pueblo. Así fue cuando dio a comer codornices a Israel en el desierto. A pesar de que aparentemente Dios planeó una dieta vegetariana para Israel, habían vivido tanto tiempo entre las ollas de carne de Egipto que no estaban satisfechos con la comida proporcionada, a pesar de que parte de ella era maná celestial especialmente y milagrosamente dado.

Moisés, algo sin paciencia con la hueste quejosa, les dijo: No temáis, estad quietos y ved la salvación del Señor, que él os mostrará hoy (Éxodo 14:13). Su sublime fe se vio recompensada con el espectacular fenómeno de las codornices cayendo sobre el campamento en tal número que no pudieron utilizarlas todas. En ese mismo día Dios hizo llover sobre ellos carne como polvo, y aves emplumadas como arena del mar (Sal. 78:27).

Muchos piensan que Dios usó circunstancias naturales, como lo ha hecho en otras ocasiones, para lograr esto. Era la época del año en que estas codornices migraban, y era costumbre que grandes bandadas pasaran sobre una parte del Mediterráneo o el Mar Rojo. Este es un viaje largo y agotador para las aves que tienen cuerpos pesados ​​y alas pequeñas, y muchas de ellas estaban exhaustas cuando llegaron a tierra y fueron atrapadas fácilmente. En cualquier caso, suelen volar cerca del suelo y pueden ser atrapados con redes.

Un hecho natural o no, el Señor se encargó de que el rebaño fuera más grande de lo habitual; aterrizaron providencialmente en el lugar correcto; y el momento fue milagroso. En su hambre, cualquier carne habría satisfecho sus pervertidos apetitos, pero Dios, en Su indulgente bondad, les dio la delicadeza de la carne de codorniz.

La lista más larga de aves en cualquier capítulo de la Biblia se encuentra en Levítico 11 (una similar está en Deuteronomio 14). Esta lista se compone de aves inmundas. No conocemos todas las razones por las que Dios permitió que se comieran ciertas aves y animales y prohibiera otras, pero sí sabemos que esta lista incluye varias aves carnívoras. Algunos escritores piensan que estaba involucrado el ritual sagrado del derramamiento de sangre. A Israel no se le permitió usar sangre como alimento, ni aparentemente deberían comer aves carnívoras que se comieran todas las partes de su presa, incluida la sangre.

Los traductores difieren con respecto a los nombres en inglés de estas aves inmundas, pero estaríamos casi en lo correcto al decir que la lista incluía lo siguiente: buitres, águilas, milanos, halcones, buitres, cuervos, torres, búhos, halcones, águilas pescadoras, cigüeñas, garzas y cormoranes, todos carnívoros o carroñeros.

Por extraño que parezca, la lista también incluye al murciélago, que no es un pájaro en absoluto. En aquellos días, antes de que se hicieran las clasificaciones zoológicas científicas, los israelitas probablemente no lo hubieran entendido si no se hubiera incluido al murciélago. Vuela, ¿no es así?

La lista anterior contiene aves de muchos tamaños, desde el buitre leonado con una envergadura de dos metros y medio hasta el pequeño búho de ocho pulgadas. Algunos son planeadores, como el águila, el buitre, el buitre y el halcón; algunas son definitivamente aves acuáticas, como el águila pescadora, la garza y ​​el cormorán; y algunos eran nocturnos, como el búho.

Fue el cuervo que Dios usó para llevarle comida a Elías. Estos son pájaros voraces e inmundos que parecen siempre tener hambre; y sin embargo mantuvieron vivo al profeta durante una hambruna mientras se escondía de la ira de Acab. Desagradablemente o no, los cuervos están bajo el cuidado de Dios. Él provee para ellos y sus crías (Job 38:41), y los usó milagrosamente para proveer para uno de Sus siervos.

Jesús usó el gorrión para enfatizar una de sus lecciones más preciosas: la de su cuidado por cada individuo. Aquí la palabra gorrión seguramente debe haber significado una de las aves más pequeñas e incoloras similares a nuestra raza de gorriones, porque aparentemente tenía poco valor comercial o sentimental. ¿No se venden dos pajarillos por un cuarto? (Mateo 10:29). Jesús dice: No temáis a los que matan el cuerpo. . . . Los mismos cabellos de tu cabeza están todos contados.

Así que, no temáis, más valéis vosotros que muchos pajarillos (Mat. 10: 28-31). Especialmente en estos tiempos turbulentos, es reconfortante saber que el Dios que observa incluso la caída de un gorrión tiene un amor aún más fuerte por cada persona. Él se preocupa por ti; El se preocupa por mi. Pongamos nuestra confianza en Él, sabiendo que estamos protegidos bajo sus alas.

B.H. Phipps

Contenido