ORACIONES EXITOSAS PARA LA CIRUGÍA Antes y después

Successful Prayers Surgery Before After

Oraciones antes de la cirugía

Cuando nosotros o alguien a quien amamos tiene que someterse a una cirugía , es inevitable sentir miedo y angustia. Para ello, lo mejor es rezar y poner el procedimiento en manos de Dios. A continuación se muestra un poderoso oración para la cirugía y un salmo protector para las intervenciones médicas.

Oración por alguien que se somete a una cirugía

Oración por procedimiento médico.Para cirugía ser exitoso , es necesario tener un médico calificado y de confianza , al igual que protección divina .

Por tanto, está indicado comenzar Orando y preguntando Dios para los días de protección antes de el procedimiento quirúrgico.

Dios proporcionará calma , tranquilidad , y sabiduría para doctores y también vigilará de cerca el funcionamiento para que el cuerpo del operado responda de la mejor forma posible.

Oraciones por los doctores

Reúna a familiares y amigos en oración, ore con gran fe:

Dios Padre,

Eres mi refugio, mi único refugio.

Te pido Señor

hacer que todo salga bien en la cirugía

y concede curación y ayuda.

Guíe las manos del cirujano para que tenga éxito.

Gracias Señor,

Porque sé que los médicos son sus instrumentos y ayudantes.

No me puede pasar nada (ni al operado)

excepto lo que decidas tú, Padre.

Tómame (o tómalo) en tus brazos ahora

durante las próximas horas y los próximos días.

Para que descanse enteramente en el Señor,

incluso cuando está inconsciente.

Mientras te entrego todo mi ser (toda la naturaleza de) en esta operación, permite que mi vida (toda su vida) esté en tu luz.

Amén.

Una oración antes de la cirugía

Oración antes de la cirugía.

Quédate conmigo, Señor,

Tú me conoces y conoces mis miedos. Ves mi malestar, mi lágrima escondida.

Quédate conmigo, Señor,

si la extraña oscuridad en un día despejado girará a mi alrededor

si no puedo pensar la oración no puedo decir nada

cuando no hay conciencia en mí.

Mantente muy por delante del Señor,

operarlos con todas sus cosas brillantes y afiladas

y todo su conocimiento te rodeará, gobiernas tus propias manos, ayúdalos.

Ayúdame, Padre fiel, oh, hazlo bien.

Quédate conmigo también si puedo volver a pedir Quédate conmigo Señor,

quieres calmarme ahora. Quédate con el Señor, dame un poco de valor.

Una oración por una cirugía exitosa

La oración por una operación exitosa es una súplica al Dios poderoso que sana, sana, renueva y permite una nueva vida sin dolor, sin sufrimiento.

Vas a someterte a una cirugía delicada y tienes miedo: coraje, esperanza y fe. Todo irá bien con tu cirugía, porque el Dios que te hace hará las reparaciones necesarias a tu cuerpo físico, brindándote una nueva oportunidad de disfrutar la vida con salud, fuerza y ​​alegría. La gracia de Dios es poderosa y su misericordia es infinita para ti.

La palabra de Dios nos enseña en Isaías 53: 4-5:

Ciertamente, él ha tomado nuestra enfermedad sobre sí mismo y nuestra enfermedad sobre sí mismo, sin embargo, lo consideramos castigado por Dios, afligido y afligido por Dios. Pero él fue traspasado a causa de nuestras rebeliones; fue aplastado a causa de nuestras iniquidades; el castigo que nos trajo la paz recayó sobre él, y por sus heridas fuimos curados.

En Salmo 30: 2 , está escrito: Señor Dios mío, te pedí ayuda y me sanaste. En Salmo 103: 3 , Él perdona todos tus pecados y sana todas tus enfermedades.

Oración por una cirugía exitosa

Mi padre,

Eres el doctor de los doctores.

No hay enfermedad que no puedas curar. No hay nada más significativo que tu voluntad para mi vida.

Estoy ante ustedes y pido que todo salga bien en mi consulta.

Quiero presenciar la vida que renace con esta sanación.

Bendice la mano del médico y su personal para que me cuide, ya que soy tu creación.

Te pido que estés a mi lado, sosteniéndome de la mano durante toda la operación.

Gracias de antemano por la cura y el éxito de mi operación.

Dios de amor, bondad y misericordia.

Agradecido de escuchar mi sencilla oración. Amén.

Orando por sanidad

Dios creador , Fuente de toda vida, amor, paz, sabiduría, conocimiento y poder.

Eres un padre amoroso que vela por tu creación. En Tu Amor infinito, has enviado a Tu amado Hijo Jesucristo para ofrecernos sanación y restauración, perdón y misericordia por las transgresiones de la ley del Amor de las que nosotros, como humanidad, somos profundamente culpables.

Además, perdóname en la medida en que he participado en infringir la ley del amor.

Yo también soy en parte responsable de la miseria que hay en el mundo a causa de esta transgresión.

Te agradezco por el perdón y la gracia y la limpieza que puedo recibir en el fondo a través de la forma en que Jesús salió de puro Amor por mí al cerrar la brecha infinita e irreconciliable entre Tú y yo con Su propia vida.

Con humildad y sincera gratitud, me conecto con este Puente y te pido que dejes que Tu amor, sanación y poder sanador fluya hacia mí a través de Tu Hijo Jesucristo. Todo es posible contigo.

Limpia mi cuerpo con Tu Amor y toca mi cuerpo con Tu poder creativo y sanador. Eliminar todas las células y sustancias que causan la enfermedad de mi cuerpo y enseñarme cómo, cambiando mi vida, puedo participar en el proceso de curación.

Bendice a los médicos, a los médicos y a los medicamentos para que todo coopere en apoyo del proceso de curación. Guíame por el camino que pueda entrar si es necesario y dame paz, confianza y fuerza de esta manera.

Ayúdame en mi enfermedad para que pueda experimentar Tu presencia amorosa y reconfortante en mi sufrimiento e incomodidad. Dame confianza y fe para conectarme incluso en momentos incómodos con Tu Amor sanador que es más fuerte que la muerte.

En Tus manos encomiendo mi vida. Me escondo contigo.

amén

Salmo 69: la oración para que la cirugía sea un éxito

Testimonios de éxito

A continuación se muestra un testimonio triunfal de quién iba a ser operado y antes de eso decidió hacer una oración a los que se someterán a la cirugía.

Ella es una señora, María Deolinda, de 58 años, que se sometió a una cirugía de columna y sufrió un dolor severo y horrible porque su columna estaba torcida.

María Deolinda: Tenía un problema severo de espalda y tuve que ser operado de urgencia. No sabía qué hacer. Estaba completamente desesperado y no tenía idea de lo que realmente iba a pasar.

Decidí que iba a rezarle a Dios, pero ni siquiera estaba seguro de qué decir para ayudarme.

Busqué una oración para los que iban a ser operados, y antes de ir al quirófano, puse mis manos sobre mi corazón y comencé a orar, orar, orar.

Oré con mucha fe, le pedí que resolviera mi problema y que me ayudara a que todo saliera bien.

La oración calmó mi mente y mi corazón. Me dio la tranquilidad de seguir adelante con tranquilidad y con la confianza de que todo iba bien.

Cuando me di cuenta de que la operación había terminado, afortunadamente, salió bien, agradezco a los médicos y a Dios por la protección divina que me brindaron.

Me estoy recuperando, estoy mejor cada día que pasa y sé que Dios me ha ayudado mucho durante todo el proceso.

Rezar fue increíble para mí; fue lo mejor que pude haber hecho antes de la cirugía.

Contenido